¡Exprésate!  

Lo m?s grande de este mundo

Hay algo m?s fuerte que los arboles, los edificios, el universo

By Mar?a M. Carreira
Published on LatinoLA: July 9, 2002


Lo m?s grande de este mundo


-Mam?, Mam?, ?no es cierto que no hay nada m?s grande y m?s fuerte en el mundo que Pap??

-Mi amor-, contest? la mam?. -Tu pap? es muy grande y muy fuerte pero hay cosas m?s grandes y fuertes que ?l.

-No te creo Mam?, -contest? Francisco enfurecido- Pap? es tan fuerte que con sus brazos es capaz de lanzarme al aire, y es tan alto que con ellos alcanza a tocar el techo de mi cuarto.

Tiernamente, la mam? llev? a su hijo al patio de la cas? y all? se?al? hacia un enorme ?rbol. De una de las ramas gigantescas del ?rbol colgaba un columpio en el cual Francisco y sus tres hermanos se menc?an todas las tardes mientras escuchaban los cuentos de la abuelita Marta.

-Mira, mi hijito, este ?rbol es capaz de sostener a toda nuestra familia y sus ramas se extendien por encima de la casa-, contest? la mam?.

Francisco sali? a caminar, tomando nota de todos ?rboles en su barrio. Al regresar a la casa se dirigi? a su mam? y le dijo:

-Tienes raz?n, este ?rbol es lo m?s grande y m?s fuerte que hay en el mundo entero.

-Mi amor-, contest? la mam? con una sonrisa- . Este ?rbol es muy grande y muy fuerte, pero hay cosas m?s grandes y fuertes que ?l.

-No te creo, Mam?-, contest? Francisco con gran recelo-. En todo el barrio no hay nada m?s grande y m?s fuerte que nuestro hermoso roble.

Dulcemente, la mam? produjo un libro de edificios famosos: las Pir?mides de Egipto, las grandes catedrales de europa, las Pir?mides aztecas, los templos de Angkor Wat, la Torre Eiffel, la Torre Sears. Mirando las fotos de estas esplendorosas estructuras Francisc? comprob? que hab?a edificios mucho m?s altos y fuertes que el ?rbol de su casa.

Despues de hojear el libro por mucho tiempo, el ni?o se volt? hacia su mam? y le dijo:

-Ahora comprendo, Mam?, los edificios son las cosas m?s grandes del mundo entero.

-Mi amor-, contest? la mam? acariciando a su hijo-, los edificios son muy grandes y fuertes, pero hay cosas m?s grandes y fuertes que ellos.

-No te creo Mam?-, contest? Francisco con desaf?o-. Este mismo libro dice que no hay edificios m?s grandes y fuertes en el mundo entero.

Pacientemente, la mam? llev? a su ni?o al escritorio del pap?, y all? le mostr? un globo terr?queo.

-Mira mi hijito, ?sta es la Tierra, el planeta en que vivimos. La Tierra es tan grande y tan fuerte que en ella viven millones y millones de personas y ?rboles. La Tierra tambi?n contiene todos los maravillosos edificios que viste en tu libro.

Francisco pas? mucho tiempo estudiando el globo terr?queo y absorbiendo todos sus detalles: sus profundos oc?anos, sus majestuosas monta?as, y sus interminables desiertos. Al concluir su exploraci?n, el ni?o regres? a su mam? y le dijo:

-Mam?, tienes raz?n, la Tierra es lo m?s grande y m?s fuerte que hay.

Calladamente, Mam? llev? a Francisco a la ventana de su cuarto donde se encontraba un telescopio. Como ya era noche, ella apunt? el instrumento hacia el cielo y despu?s de hacer unos ajustes, le pas? el telescopio a su hijo. El ni?o se estremeci? al comprobar que la Tierra era tan s?lo uno de tantos planetas en un inmenso sistema solar. Y cuando ya estaba convencido que no pod?a existir nada m?s grande ni m?s fuerte que lo que su telescopio le mostraba, la mam? le explic? que nuestro sistema solar era tan s?lo uno de millares y millares de mundos en el universo.

Por muchos d?as, Francisco no hizo otra cosa que devorar informaci?n sobre el universo. De sus libros aprendi? que el universo conten?a cuerpos celestiales de proporciones inconcebibles: gigantes rojos, galaxias, nebulosas, agujeros negros. Se sobresalt? pensando en la explosi?n estrepitante que dio inicio al universo y se entristeci? contemplando su fin.

Una vez que su inmensa curiosidad qued? satisfecha, Francisco se acerc? a su mam? y declar? con gran satisfacci?n:

-Es el universo, ?verdad? El universo es lo m?s grande y m?s fuerte que hay.

Al escuchar esto, la mam? lo sent? en su regazo y envolvi?ndolo en sus brazos le contest?:

-Mi amor, el universo es muy fuerte y muy grande, pero hay algo a?n m?s fuerte y m?s grande.

-?C?mo es posible? Mu?stramelo inmediatamente. Insisti? Francisco con ira.

Al instante, la mam? plant? un beso en la frente de su hijo y acerc?ndosele al o?do le susurr?:

-El amor, mi ni?o hermoso. El amor es lo m?s grande y m?s fuerte de este mundo.

Esta vez, Francisc? tuvo la certeza absoluta de que su mam? no se equivocaba.



About Mar?a M. Carreira:
Mar?a M. Carreira is associate professor of Spanish linguistics at California State University, Long Beach. She lives in Manhattan Beach, California with her husband and four children.




   print this










OUR CONTENT SECTIONS


Arts & Entertainment Comunidad Forum People El Editor's Blog


Careers Expresate Hollywood Tecnología RSS Feeds