¡Exprésate!  

Carta a Keyla Guerra

Homage to a young lady that was killed when gunmen opened fire into a rally in Venezuela

By Gustavo Ott
Published on LatinoLA: December 16, 2002


Carta a Keyla Guerra


Keyla Guerra Ugas, de 17 a?os, muri? asesinada el 6 de diciembre en la Plaza Altamira de Caracas, en medio del paro c?vico nacional m?s largo de la historia de Venezuela.

Querida Keyla:

Como te has ido y no vas a regresar me atrevo a escribirte esta tonta carta, a ver si puedes leerla en alg?n momento, donde quiera que est?s, en ese lugar tan lejano e inalcanzable, pero tan cerca y perceptible donde te encuentras ahora.

Imagino que estar?s extra?ada por este atrevimiento m?o, porque, entre otras cosas, no te conozco, pero no puedo dejar que te vayas sin decirte la falta que nos haces, la lecci?n que nos has dado a todos y sin recordarte que, a?n cuando te han asesinado, me da la impresi?n de que no te vas morir nunca. Y te digo estas cosas, hija, porque de pronto, cuando te vi por la televisi?n abaleada en la plaza p?blica, cuando me dio p?nico tu sangre derramada, cuando quise con mi mano ayudar a levantar tu cabeza para llevarte y curarte y decirte que ya va a pasar, que no te preocupes, que vas a estar bien, en ese momento mir? a mi hija y de pronto me di cuenta que ustedes se parecen bastante. S?, ya se que t? tienes 17 a?os y mi hija s?lo tres, pero por un momento ambas se me hicieron una y la misma.

Por eso quer?a decirte que para mi ser?a un orgullo que mi hija fuera como t?. Una muchacha de lo m?s natural que de pronto se toma este pa?s en serio, que decide pasar su Viernes por la noche en la plaza p?blica, exhibiendo y defendiendo sus ideas. Que anda con su bandera en la mano, que exige respeto, que no tolera que le digan lo que tiene que hacer. Que a tus diecisiete a?os, -y con tu frescura, con tu independencia y tu firmeza- mi hija sepa tambi?n que hay cosas por las que uno puede morir. Y mira que morir por las cosas que uno cree no es nada com?n en nuestra patria.

Porque aqu? son incapaces de morir por lo que creen los Alcaldes armados, ni los "circulos bolivarianos y chavistas" engordados, mucho menos esos cansados ministros autom?ticos, ni Presidentes que juegan siempre sobre seguro, ni siquiera esos militares de peluquer?a -que deber?an hacerlo, pero ya sabemos c?mo son, c?mo le tienen terror a la patria, c?mo esconden el trasero en medio de leyes y constituciones hechas a la medida para guardarle los derechos a ellos y no a nosotros. Leyes por cierto bastante incapaces de protegerte a ti, o a mi hija, o a ning?n ciudadano de este pa?s que no est? involucrado con el poder y las influencias.

Aqu? la gente com?n no tiene medidas cautelares de la OEA, ni Gaviria mediador, ni comunicado de pa?ses hermanos -o m?s bien compadres- aqu? nunca nadie ha pensado en nosotros excepto para ser comparsa, vitorear l?deres y ofrecer los muertos que hagan falta. Y es que el poder cambia ?nicamente la vida de los que se acercan a ?l -y la de sus familiares y amigos. Pero no la vida de la gente, no es capaz de transformar sociedad alguna.

S?, Keyla bonita, ya s? que aqu? hay una bala con el nombre de cada ciudadano y que la tuya la dispararon al azar, pero apuntando con precisi?n porque las balas en esta naci?n son bastante revolucionarias, protag?nicas y participativas. Que si no la dispara el hampa, la dispara ent?nces la guardia nacional, el ejercito, el gobierno y hasta el Estado mismo.

En esta naci?n de serviles y oportunistas, en esta Venezuela formada con fotocopias y telenovelas , la oposici?n est? contra el gobierno y el gobierno contra el estado y el estado, finalmente, contra el pa?s. Y el pa?s, nosotros, no somos m?s que esa reuni?n ?nica de victimas. De cualquier bando, de cualquier simpat?a, victimas somos todos en este fest?n de criminales.

Y yo, que casi no creo en nada ni en nadie, despu?s de verte herida de muerte en la plaza p?blica y de saber de ti y de muchos que como tu tienen 17 a?os y han decidido , contrariamente a todos los dem?s, poner la vida y el futuro por encima del pasado y de la muerte, despu?s de verte con tu cara angelical, con esos ojos que quieren mirar una naci?n m?s decente, m?s humana y segura, quiero decirte ,con rubor, que no es hasta ahora que he empezado a creer. Que quiz?s la que tiene raz?n eres t? y no yo., Que s? habr? futuro, que s? hay gente que quiere cambiar la naci?n y no solamente a un gobierno, que con 17 a?os no se tiene miedo ni se da un paso atr?s. Que con todo el futuro del mundo, estamos dispuestos a darlo todo en la plaza p?blica.

Por eso, ahora me gusta tanto que mi hija se parezca a ti, y que cuando ella tenga tus 17, tome su bandera, sus cacerolas, sus ideas e imponga una reflexi?n y en medio de la plaza p?blica se arriesgue y que adem?s est? convencida de que vale la pena, para orgullo de sus amigos, de su familia, de todos nosotros los que no te conocemos.

As?, querida Keyla, por todo esto, es que quiero que mi hija sea como t?. Una j?ven comprometida con lo que cree, una mujer que exige respeto, un ciudadano con intenci?n de dar su opini?n. Es decir, alguien que no morir? nunca.
Recibe tambi?n besos de mi hija y de mi esposa y Que Dios te bendiga.

Gustavo Ott


About Gustavo Ott:
El talentoso dramaturgo venezolano le dirige una carta p?stuma a Keyla en la que, entre otras cosas le dice: "que s? hay gente que quiere cambiar la naci?n y no solamente a un gobierno, que con 17 a?os no se tiene miedo ni se da un paso atr?s."




   print this










OUR CONTENT SECTIONS


Arts & Entertainment Comunidad Forum People El Editor's Blog


Careers Expresate Hollywood Tecnología RSS Feeds