People  

El sue??o de un inmigrante.

Tras grandes sacrificios, Zeferino Garc?¡a sobresale como empresario

By Gabriel Martinez
Published on LatinoLA: September 18, 2009


El sue??o de un inmigrante.


La historia del empresario Zeferino Garc?¡a de 43 a??os es como una pel?¡cula de ciencia ficci??n hollywoodense. La ??nica diferencia es que Garc?¡a ha vivido en carne propia los sacrificios para llegar a tener ?®xito.

De trovador y vendedor ambulante de hot dogs, Garc?¡a ha erigido su empresa que consiste en restaurante, tortiller?¡a, estudio de grabaci??n y tienda de abarrotes.

El origen de Garc?¡a es extremadamente humilde. "Cuando me encog?¡a en una esquinita para ba??ar con balde de agua fr?¡a, me tiraba el agua sin pensarlo dos veces", recuerda Garc?¡a quien vivi?? cerca de cinco a??os en su peque??o negocio que era convertido en vivienda. Al peque??o establecimiento le faltaba la regadera, agua caliente y carec?¡a de servicios para fungir como vivienda. La necesidad, sin embargo, lo oblig?? a vivir en indeseables condiciones.

Garc?¡a quien es oriundo del estado mexicano de Oaxaca, se encontr?? en el campo empresarial por azares del destino. Despu?®s de los disturbios raciales sobre el caso del afroamericano Rodney King, muchos negocios del vecindario de Pico Union, se cerraron por temor a ser objetos de vandalismo o incendios. Un d?¡a, Garc?¡a fue a visitar a su amiga, quien en aquel entonces ten?¡a su sal??n de belleza en el Bulevar Western y fue informado de un establecimiento disponible para rentar.

Desempleado y sin un departamento, Garc?¡a tom?? la oferta con la idea de usarlo, ambos como negocio y hospedaje. Al mudarse, sin embargo, no ten?¡a ni la menor idea de lo que iba a vender o del negocio que emprender?¡a.

Este empresario de estatura baja, piel morena y quien prefiere comunicar en Zapoteco, su lengua materna, a duras penas curs?? hasta la preparatoria. Sus experiencias laborares han sido como vendedor ambulante de hot dogs, trabajador de restaurante y trovador. Al encontrarse con una tienda, desconoc?¡a totalmente de como proceder y poner en marcha su negocio. Si esto fuera poco, no ten?¡a dinero para invertir y comprar mercanc?¡as.

Afortunadamente, Garc?¡a, quien es conocido como "Zefe" estaba rodeado de amigos quienes hab?¡a cosechado mientras desempe??aba como trovador. Con el apoyo de sus amigos y paisanos oaxaque??os, el negocio fue levant?índose lentamente. El primer visitante, de nombre Fidencio Cruz, quien acudi?? al establecimiento, le ofreci?? a regalar unas cortinas usadas para cubrir las ventanas mientras que Zefe dorm?¡a. D?¡as m?ís tarde, llegar?¡a a visitar un amigo quien se dedicaba a pintar casas. "'Tengo unas latas extras de pintura si lo llegas a ocupar'", Garc?¡a recuerda del comentario.

Esa misma semana coincidi?? con el oaxaque??o Jaime Hern?índez, quien trabajaba en la construcci??n. "'Tengo unas madera que no ocupo'", le coment?? a Zefe. Como arte de magia, apareci?? un amigo carpintero, Joselito, para visitar a la nueva vivienda/negocio. "Cuando ofreci?? su ayuda, me fui corriendo por la madera para armar una estanter?¡a", recuerda Zefe.

Aunque el local ya contaba con necesarios muebles para su apertura, le hac?¡a falta lo m?ís importante: la mercanc?¡a. "??Qu?® voy a vender?", recuerda haberse preguntado sin dinero para invertir.

Para que se sintiera como un ambiente de negocio, tom?? todos los casetes y Cds que anteriormente hab?¡a grabado y los coloc?? al mostrador y a los alrededores de la tienda. Unos que otros jarros para hacer chocolate le hac?¡an compa???¡a a los casetes. En seguida le fue a visitar otro amigo quien tambi?®n le dio su m??sica para que vendiera. Poco a poco fue juntando mercanc?¡as.

"Cuando fui a visitar a Zefe, nom?ís ten?¡a unas cositas que vend?¡a. Mi esposa y yo le dimos mercanc?¡as, artesan?¡as oaxaque??as para que surtiera", recuerda Fernando Cervantes quien se dedica a la importaci??n de artesan?¡as. Garc?¡a se tard?? m?ís de un a??o para poder pagar los mil d??lares de mercanc?¡a que hab?¡a pedido prestado.

D?¡as antes de haber mudado para esta tienda, Zefe hab?¡a sido expulsado de su departamento por falta de dinero ya que perdi?? su trabajo como vendedor ambulante de hot dogs. De la m??sica, sal?¡a muy poco dinero, recuerda.

Resulta que despu?®s de m?ís de cuatro a??os vendiendo hot dogs enfrente de la oficina de servicios sociales (Welfare), donde recurr?¡a la gente para cobrar un incentivo del gobierno, el sistema de cobro se cambia. Se decide hacer estos pagos por medio de las casas de cambio. Ante esto, la gente se dispers?? dejando a Zefe sin clientela.

Fue dif?¡cil superar esta perdida ya que el simple hecho de haber sido aceptado en esta esquina fue un sacrificio, recuerda Zefe. "Llegaba al lugar como a las 4:00 de la ma??ana para barrer y a reservar el mejor lugar", dice. "Poco a poco fui ganando la confianza de la clientela y la polic?¡a".

En un principio, pese a que contaba con una licencia para vender, frecuentemente recib?¡a infracciones. "Los 45 d??lares que sacaba, pr?ícticamente sacaba nada m?ís para los tickets". Adem?ís, el fin del trabajo como vendedor ambulante de hot dogs, tambi?®n coincidi?? con la ruptura de su relaci??n matrimonial.

En aquel entonces su situaci??n andaba mal y pens?? que el mundo se le hab?¡a venido encima. "Vine a estorbar al mundo", entona en zapoteco en una de sus grabaciones, las cuales en su mayor?¡a hablan del amor y desamor.

"Un d?¡a unas paisanas regresaron al pueblo (San Francisco Yatee) y le comentaron a mi familia que me pidieran que mejor regresara para el pueblo porque s??lo estaba vendiendo ollas y jarros de una manera despreciable", recuerda Zefe quien tiene 22 a??os en este pa?¡s.

Garc?¡a confiesa haber superado numerosos retos y procura ser optimista en los momentos dif?¡ciles. Desde la apertura de su tienda de abarrotes hace once a??os, ha creado un restaurante, tortiller?¡a y estudio de grabaci??n. A pesar de todo esto, Zefe a??n tuvo tiempo para conducir un programa radial, La Hora Oaxaca, la cual dur?? ocho a??os en el aire.

Hoy en d?¡a, seguido se le encuentra en su restaurante y tortiller?¡a, "Expresi??n Oaxaque??a" en el Bulevar Pico esquina con Van Ness, en Los ?üngeles. Los primeros clientes al abrirse este restaurante a??n lo siguen visitando. Ni se diga de los viejos amigos quienes a broma le recuerdan a Zefe de sus humildes inicios como empresario cuando usaba una caja vac?¡a de zapatos como caja registradora. "'Ese s?¡ era caja'", le recuerdan.

About Gabriel Martinez:
Martinez es autor del libro La Jugada de Alfredo el Pelotero. Viaja por todo California haciendo la presentacion de este libro, el cual habla sobre el basquetbol en la comunidad oaxaquena de Los Angeles.
Author's website
Email the author




   print this










OUR CONTENT SECTIONS


Arts & Entertainment Comunidad Forum People El Editor's Blog


Careers Expresate Hollywood Tecnología RSS Feeds